¿Para qué sirve estar solo(a)?

¿Reservarías un lugar para ir a comer a tu restaurante favorito?, seguramente sí ¿Verdad?. Entonces, ¿por qué no reservas un lugar para estar contigo mismo (a)?

Es frecuente pensar que reservar tiempo para eventos externos es más importante que hacerlo para nosotros mismos. Con reservar tiempo para ti no me refiero a reservar tiempo en un spa o para hacerte manicure o pedicure. Me refiero a tener un espacio en tu calendario bloqueado para ti mismo(a) en donde tú solo(a) puedas reflexionar sobre tus emociones y /o acciones y en donde te puedas hacer cargo de tu propio bienestar. 

Un espacio para ti no siempre va a ser fácil. A veces puede ser una experiencia agradable que te hará sentir paz y tranquilidad, pero muchas otras veces puedes sentir angustia o miedo. ¿Por qué? porque en esos espacios es en donde te puedes dar cuenta de cambios que tienes que hacer para poder crecer como persona y/o simplemente para sentirte mejor. 

Nos la pasamos cambiando de rol: de mamá(papá), pariente, godín, esposo(a), hermano(a), estudiante, etc.… y cada uno de estos roles nos demanda cierto tiempo y energía (que es lo más preciado que tenemos). A veces estamos representando roles que nos quitan energía y/o tiempo en lugar de que nos lo den . Por eso es tan importante reflexionar, para cambiar ciertos roles y/o modificarlos de acuerdo a la energía y tiempo que les queremos dedicar.

Dentro de estos espacios de reflexión la idea es que: 

  • Dediques tiempo para conocerte.

  • Sepas quién eres y qué necesitas.

  • Conocer lo que necesitas para ser feliz y estar en paz y tranquilidad. 

Cada vez que hagas esto te sentirás más conectado(a) contigo mismo(a) y sentirás que el tiempo y la energía juegan a tu favor. Vas a empezar a ponerte a ti primero, lo que implica que te alejes de algunas personas o situaciones, pero créeme, el resultado siempre será mejor de lo que puedas perder. 

Si no sabes qué hacer durante estos espacios de reflexión te recomiendo que escribas. El escribir ayuda mucho a aclarar la mente y a generar nuevas ideas. Si no sabes qué escribir no importa. Empieza escribiendo lo que quieras. Pueden ser ideas, sentimientos y/o pensamientos. Después de hacerlo pregúntate ¿qué de eso que escribiste está dentro de tu control y qué no?. Por último, puedes escribir lo que empezarás a hacer diferente para obtener resultados diferentes. Si esta técnica no te sirve mucho, cuando te sientas triste puedes escribir una carta como si fuera un amigo el que está pasando por la misma situación que tú. Al final pueden surgir ideas nuevas o sentimientos diferentes que te ayudarán a sentirte mejor y más conectado(a) contigo mismo(a). Si eres de esas personas que tienen demasiadas responsabilidades, poco tiempo y piensas que darte un espacio para ti es imposible, te prometo que 10 minutos al día pueden marcar la diferencia.

5 vistas