¿Por qué procrastinamos?

Actualizado: nov 16

Aunque no lo creas, todos tenemos una razón por la que procrastinamos. No es por flojera o por decidia. Hay algo más profundo que eso que cada persona esconde dependiendo sus circunstancias. Pueden ser miedos y/o creencias limitantes. La flojera es como “la portada” pero el contenido es realmente lo importante.



Puede ser que quieras cumplir con un proyecto personal y/o profesional y que de hecho te motive muchísimo. Sin embargo, cuando llega la hora de realmente ponerte a hacer algo ¡no haces nada! y, no entiendes por qué si es algo que realmente anhelas tus acciones no lo reflejan.

Terminas por dejar ese proyecto con un sentimiento de culpa y un poco de menos credibilidad hacia ti misma. Por lo general, es algo que dejas pasar y terminas diciéndole a todos que no has tenido tiempo de hacerlo y que tienes muchos otros pendientes que absorben tu tiempo.

Pero, como lo comenté en un principio, si es algo que anhelas como por ejemplo, tener el cuerpo que sueñas o cumplir con algún proyecto personal y realmente no haces nada para lograrlo, existen razones más profundas que tienes que hacer conscientes para poder cambiarlo.

Pero.... ¿cómo hacerlas conscientes?.Bueno, para poder hacerlas conscientes tienes que preguntarte qué es lo que GANAS al no hacerlo. Si, suena raro porque lo lógico es que no ganes nada. Pero, siempre hay una ganancia secundaria, que es la que por lo general nos atora. Te voy a poner un ejemplo de una cliente que tuve (usaré un nombre ficticio para que no pienses que ando ventilando la vida de mis clientes 😊).

Sonia, quería empezar a ver la posibilidad de irse a vivir a otro país porque eso era algo que realmente quería y anhelaba. Ella tiene la doble nacionalidad y realmente no tiene familia, o hijos que la detengan a vivir en México. Pero, me comentaba que no se había puesto ni siquiera a investigar cuánto costaba vivir allá y que tampoco había hecho un plan para irse.

Platicando con ella, me comentó que su ganancia secundaria es que aquí estaba” a salvo” y segura. Que no tenia que hacer ya ningún esfuerzo para encajar o para conocer a más gente. Tampoco tenía que hacer el esfuerzo de adaptarse a una cultura diferente. Ella, descubrió que su ganancia secundaria era la SEGURIDAD y que, no empezaba a hacer nada porque el simple hecho de ponerse a investigar le daba ansiedad.

Cada vez que tenía que empezar su plan para irse decía, lo dejo para mañana. Y.. así lleva un año y medio aproximadamente.

Lo que tiene que hacer Sonia es que debe de recordar por qué esta decidiendo irse y qué es lo que puede ganar al intentarlo en lugar de pensar en lo que va a perder.

Y a ti… ¿Qué te detiene?, ¿ Cuál es tu ganancia secundaria?.

Una vez que la identifiques, acuérdate que es sólo tu mente, que te protege de algo inexistente. De un futuro que nunca es como tu mente cree que va a ser.

¡IDENTIFICA TUS GANANCIAS SECUNDARIAS!

34 vistas